Primero que nada, todo el interés de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo
(IAAF) por llevar a cada rincón del planeta este evento, se hizo patente con la transmisión, sin
costo, a muchísimos países donde las cadenas televisivas no lo tenían programado. Un gran
acierto de la Asociación que dirige ejemplarmente Sebastian Coe.
A todos nos hubiera gustado ver a un Bolt triunfador, pero fue una oportunidad para poder
descubrir, nuevamente, lo cordial, limpio y fraterno que es el atletismo, ya que, el mismo Bolt,
reconoció la superioridad de sus rivales en ese momento; algo que muy pocos deportes son
capaces de enseñar en la actualidad.
Todo el esfuerzo y entrega que requiere el atletismo no pudo ser más claro como en la final de
los 400 metros para hombres, donde al final de la prueba, todos los corredores, menos Van
Niekerk, trataban de recuperarse postrados en el suelo. Es el atletismo un deporte que
requiere verdadera dedicación, valentía y disciplina; mismas virtudes requeridas para ser una
persona de provecho.
Las escenas de fraternidad y compañerismo se repetían prueba tras prueba; imágenes como la
de los atletas de pruebas múltiples, tomados de la mano o abrazados al finalizar el evento son
prueba de ello.
La afluencia a los estadios y lugares de competencia fueron un éxito total, haciendo del
atletismo uno de los deportes más populares del planeta.
Pasando a la Liga Cantabria, en estos momentos ya está publicada la convocatoria para la
temporada 2017 2018, la cual puede ser consultada dentro de este mismo portal.
Para esta temporada y con la idea de distinguir las modalidades en las que se compite, se
determinó que el trofeo para las mejores escuelas ya no se llamará excelencia, aunque seguirá
con el mismo nombre para los mejores atletas. Grandeza será el nombre del trofeo que se
entregará a las tres mejores escuelas por rama y categoría.
Estamos seguros de que, como cada año se ha comprobado, esta temporada será mucho
mejor que todas las anteriores.